Visitantes del Cabaret

martes, 2 de febrero de 2016

El plan perfecto

"Oh, cielo santo....", pensó Douglas. "Es hermosamente grande". Después de utilizar el Medallón de Zulo para suplantar a Diana, su mujer, Douglas ya había descubierto que ella le engañaba con John, su mejor amigo. Sin embargo, las hormonas de aquel cuerpo femenino, lo habían hecho disfrutar de la cena y de la compañía. Tenía la sensación de que John conocía a su mujer mejor que él mismo. Y eso le disgustaba y le excitaba a la vez. Y después de un par de copas en aquel local de moda, Douglas no pudo resistirse más y arrastró a su amigo al baño. Cerró la puerta. Se arrodilló ante él, sacó su polla mientras su boca se humedecía. Y su respiración se agitó pensando en lo hábil que podría llegar a ser, y en cuanto él podría llenarla con aquella herramienta.


Y mientras Douglas se perdía en un océano de excitante sexualidad femenina, Diana sonreía. Había fomentado la idea en Douglas, de que le era infiel con su amigo John, cuando lo que en realidad sucedía es que... ¡ella quería ser John!. Así que cuando el Medallón de Zulo llegó a sus manos, supo muy bien lo que tenía que hacer. Diana se transformó en John y ahora iba a poder disfrutar de la sensación de follarse a su propio cuerpo, a la mujer de su mejor amigo, y a su marido, todo a la vez. Un plan perfecto.

sábado, 2 de enero de 2016

Año nuevo, vida nueva

Para Tom, este fin de año había sido especial. Algunos días festivos le permitían dejar de fingir. Escaparse de su vida en la oficina, de la rutina familiar con la escusa de acudir a una fiesta. Dejar de ser ese hombre que reniega del accidente que le dejó en el cuerpo de una mujer joven y atractiva. Le permite abandonar esas ropas amplias y poco femeninas con las que aparenta sentirse cómodo. Pero sobre todo, le permite ser Tamara. Vestirse con ropas ajustadas que marcan su figura femenina, maquillarse y peinarse como la mujer que es ahora. Comportarse como una. Pero este fin de año, Tom no calculó cuanto alcohol podía aguantar su nuevo cuerpo, ni las verdaderas necesidades que llevaba tanto tiempo negando. Así que cuando aquel hombre comenzó a flirtear con él, sólo podía pensar en lo atractivo que era y en lo mucho que le gustaría que la follase como una verdadera mujer. Y disfrutó como nunca, gimiendo como una perra en celo, pidiendo, rogando ser follada una y otra vez...


Pero Tom no se imaginaba que su amante los grabaría a ambos haciendo el amor. Puede que sí imaginara que su familia iba a renegar de él tras conocer la existencia de este vídeo. Pero lo que nunca se habría imaginado Tom, ahora para siempre Tamara, es que se excitaría tanto viendo cómo se lo follaban. Ni que pronto iba a dejar su trabajo en la oficina, tras recibir ofertas para convertirse en la nueva reina del porno.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Las edades









Este es un trabajo que tiene ya bastante tiempo, pero que no había encontrado el momento para publicarlo. Espero que lo disfrutéis mientras sigo creando nuevas captions.

martes, 8 de diciembre de 2015

Apuesta ganada


-Te ha gustado, ¿Acierto?
-¡Oh dios! ¡Sí! ¡Me has hecho la mejor mamada de la historia!
-Me alegro de que te haya gustado
-Yo también me alegro, cariño, nunca me habías hecho algo así.
-¿Cariño...? ¡Pero mira que eres tonto!
-¿Eh...? ¿Tonto...? ¡Oh, dios mío! ¿Ralph? ¿Eres tú?
-Pues claro que soy yo, idiota. Tu mujercita nunca te habría hecho esto.
-No lo entiendo... tú dijiste que...
-Dije que iba a ser capaz de conseguir que Jenny te la chupara por fin.
-Sí, dijiste eso, pero yo no me esperaba esto...
-No te lo esperabas, pero lo has disfrutado.
-No tienes ni idea de cuanto.
-Sí que la tengo, la tengo por toda la cara...
-Pero... ¿Cómo...? ¿Y ella?
-Ella está ahora en mi cuerpo, con somníferos.
-He de reconocer que te has salido con la tuya. Sé perder una apuesta.
-Sabes hacer muchas cosas, me has sorprendido...
-El porsche es tuyo para toda la semana. Te lo has ganado.
-¡¡¡Bieeen!!! ¡¡¡Muchas gracias!!!
-Una apuesta es una apuesta. Además, si vuelves a querer el coche...
-Mmmmm, creo que sé por donde vas...
-Si lo quieres, sólo tienes que ponerte de rodillas y pedírmelo.
-... Resérvamelo para la semana que viene, 'cariño'.